Frozen y cómo afecta la (in) competencia emocional al bienestar de niños y adultos

En este artículo plantearemos:

  • Lo que Elsa de Frozen nos enseña sobre la competencia emocional en niños y adultos.
  • Qué significa ser emocionalmente competente.
  • ¿Hace falta educar las emociones en casa y en clase?

ELSA ES UNA INCOMPETENTE EMOCIONAL

Mi hija de 2 años y medio no es muy aficionada a ver películas. No aguanta sentada en el mismo sitio tanto rato y quiere ir cambiando de actividad. Hay una excepción que nos da pequeños momentos de relax: es capaz de ver media película de Frozen de una sentada. Como se puede imaginar cualquier padre que lea esto, me sé la banda sonora de memoria y en breve podré recitar los diálogos.

El otro día, cuando la enana la veía por enésima vez, me di cuenta que una de las protagonistas de la cinta, Elsa, es un ejemplo perfecto del peligro que entraña criar niños y niñas sin educar correctamente las emociones.

Elsa tiene el poder de crear hielo y nieve con sus manos. Pero este poder puede llegar a ser peligroso, así que sus padres deciden ocultarla del mundo y enseñarle a reprimirlo. Le repiten constantemente un mantra que debe guiar su vida: “Conceal it, don’t feel it” (No han de saber, no has de sentir en el doblaje de España). Por desgracia, según va creciendo Elsa el poder se hace más fuerte y cuesta más mantenerlo bajo control. Cuando Elsa vive momentos emocionalmente intensos, el poder se le va de las manos y acaba hiriendo a todos los que tiene alrededor. ¿No es una metáfora genial de la incompetencia emocional?

¿Qué problemas le acarrea a Elsa el hecho de ser emocionalmente incompetente?

competencia emocional en niños y adultos.

¿QUÉ ES LA COMPETENCIA EMOCIONAL?

La competencia emocional es la capacidad para gestionar de manera adecuada los fenómenos emocionales y afectivos.

Según Rafael Bisquerra, Catedrático de Orientación Psicopedagógica en la Universitat de Barcelona,  identificamos 5 competencias:  

  • La conciencia emocional: cómo soy y qué siento. 

    •  La capacidad para tomar conciencia de las propias emociones y de las emociones de los demás

♥ Toma de conciencia de las propias emociones  

♥  Dar nombre a las emociones

♥  Comprensión de las emociones de los demás  

♥  Tomar conciencia de la interacción entre emoción, razonamiento y comportamiento.

En Frozen podemos ver que Elsa ha aprendido a guardarse las emociones y a negarlas. Sus padres le enseñan que ha de esconderse y reprimir cualquier emoción que pueda ser negativa (miedo, ira, tristeza, etc.). No le enseñan a nombrar las emociones para poder comprenderlas. Tampoco le dan una guía para aceptarlas y poder controlarlas. Así, Elsa no puede tomar conciencia de sus propias emociones y, mucho menos, de las de los demás. Así, ignora a su propia hermana y las emociones de esta.

  • La regulación emocional: entrenar las emociones.

    •  La capacidad para manejar las emociones de forma apropiada.

♥  Expresar las emociones de forma apropiada    

♥  Regular emociones y sentimientos (impulsividad, frustración) 

Afrontar retos y situaciones de conflicto.

♥  Autogenerar emociones positivas (alegría, amor, humor…)

Elsa no es educada en la regulación emocional, así que cuando vive situaciones conflictivas (la muerte de sus padres, la coronación) no es capaz de manejar su poder. Evita los retos encerrándose en su cuarto y aislándose de la gente. Por eso, no puede llegar a disfrutar de la vida y ser feliz.

  • La autonomía emocional: me quiero y crezco.

    • Un conjunto de características y elementos relacionados con la autogestión personal:

♥ Autoestima                                          ♥ Automotivación

♥ Autoeficacia emocional                  ♥ Responsabilidad

♥ Actitud positiva                                  ♥Análisis crítico de normas sociales

♥ Resiliencia

Según avanza la película de Frozen, podemos observar que Elsa va aprendiendo a dominar su poder, una vez lo acepta y deja de reprimirlo (Let it go – Suéltalo). En esa escena parece que tiene una imagen más positiva de sí misma pero aún no es capaz de ser responsable de sus actos (congelar su ciudad, herir a su hermana) ni de se enfrentarse con actitud positiva a los retos de la vida. Escoge aislarse en un lugar donde poder ser ella misma (su castillo) pero evitando el contacto con la gente. De nuevo, no tiene las herramientas para ser feliz.

  • La sociabilidad: un mundo para convivir.

    • La capacidad para mantener buenas relaciones con otras personas.

♥Dominar las habilidades sociales básicas                                ♥Respetar a los demá

♥Escuchar                                                                                                  ♥Expresarse

♥Compartir emociones                                                                         ♥Ser asertivo                                          

♥Prevenir y solucionar conflictos                                                    ♥ Gestionar situaciones emocionales

♥ Realizar acciones en favor de otros

Dado que ha estado la mayor parte de su vida apartada de la sociedad, a Elsa le cuesta mucho relacionarse con otras personas. El día que han de coronarla reina, vive situaciones de mucho estrés y no sabe cómo comportarse. Incluso tiene problemas para empatizar con su hermana cuando ésta le dice que quiere casarse. Reacciona desproporcionadamente y no sabe tener un diálogo con escucha activa, lo que provoca un conflicto enorme.

  • Las habilidades de vida para el bienestar: herramientas para ser feliz. 

    • La capacidad para adoptar comportamientos apropiados y responsables para afrontar satisfactoriamente los desafíos diarios de la vida.

♥Fijar objetivos positivos y realistas                                           ♥Tomar decisiones

♥Buscar ayuda y recursos                                                                 ♥Generar bienestar emocional

♥Fluir

Sin las anteriores competencias, está claro que Elsa lo tiene muy difícil para desarrollar herramientas para ser feliz. No se deja ayudar por nadie, ni siquiera por su hermana. No sabe convivir con otra gente ni interactuar con ellos. Sus decisiones suelen estar basadas en impulsos del momento, por emociones desbocadas y nunca la llevan a mejorar su situación.

¿Por qué y cómo educar emocionalmente?

Después de ver los problemas emocionales que tiene Elsa, seguro que entiendes la importancia de una educación emocional que desarrolle estas competencias. 

¿Le hubiera ido mejor a la protagonista de Frozen si hubiera recibido educación emocional desde pequeña? Yo creo que sí. Igual que nos habría venido bien a todos los que ahora ya peinamos canas. Por eso, creo firmemente que hay que empezar a educar las competencias emocionales de las siguientes generaciones, tanto en casa como en la escuela.

Si el objetivo de la educación es el desarrollo integral de las personas, no podemos centrarnos sólo en aprender racionalmente las materias. Es decir, si sólo nos centramos en que los niños y niñas aprendan mates y lengua, estamos empezando la casa por el tejado.

Los competencias emocionales ayudan a:

  1. Mantener buenas relaciones con los otros y con un mismo.
  2. Aprender mejor.
  3. Resolver los conflictos de la manera más positiva posible.
  4. Mejorar la salud física y mental.

 

  ¿Quieres saber cómo llevar esta teoría a la práctica?

¡Suscríbete aquí y no te pierdas los siguientes artículos!


REFERENCIAS

Opt In Image
¿Quieres más recursos educativos?
¡Suscríbete al blog!

⇒ Acceso a cientos de recursos educativos

⇒ Las últimas novedades en tu e-mail.

Deja un comentario

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE
A %d blogueros les gusta esto: