Educación emocional y malos alumnos: Actividades para Educación Infantil

Hoy tienes un artículo muy práctico:

  • Cómo hay que atender las dificultades de aprendizaje.
  • Por qué dar educación emocional en la escuela.
  • Cómo educar las emociones:  Programación de más de 20 actividades de educación emocional para Educación Infantil

MIS MALOS ALUMNOS

Si vas leyendo el blog, sabrás que estoy actualmente de baja. Este periodo de “descanso” (entre comillas, porque el embarazo de riesgo no te da mucho “relax” precisamente) me ha dado tiempo a reflexionar sobre mi práctica educativa.

Este curso empecé a trabajar como maestra de Educación Especial. Últimamente trabajaba más como tutora de Educación Primaria, Infantil o maestra de inglés, así que ha sido un nuevo reto en mi carrera. Como muchas personas que trabajen en esta especialidad ya sabrán, el trabajo de una maestra de Educación Especial (o Pedagogía Terapéutica, como ha pasado a llamarse en Cataluña) varía mucho de una escuela a otra. Las funciones, la manera de trabajar, la cantidad de niños a atender… Pero una cosa sí veo en común: cada vez hay más alumnado al que se le etiqueta como “especial” y ha de recibir atención extra.

El alumnado que me ha ido llegando al aula de Especial (sí, por desgracia aún se les saca de clase para meterlos en un aula diferente) es muy variado y con diferentes dificultades. Se mezclan dificultades de aprendizaje, trastornos del lenguaje, espectro autista, trastornos de conducta, etc. Y la mayoría derivados porque “no pueden seguir el ritmo del aula”. Para muchos docentes, mi función sería darles un refuerzo para que mejoren en clase, sobretodo en lengua y matemáticas.

EMOCIONARSE PARA APRENDER MEJOR

¿Se les puede atender a todos de la misma manera? Está claro que no. Cada uno tiene sus particularidades y necesidades diferentes, que hay que mirar con lupa. Pero hay algo que he podido observar que hay un hecho común: los niños y niñas mejoran sus aprendizajes cuando reciben más sesiones de educación emocional.

¿Quiere esto decir que hay que dejar de lado las mates y la lengua para pasarnos el día meditando y conversando sobre lo que sentimos? Ni mucho menos. Pero si los niños y niñas tienen dificultades para seguir los aprendizajes, habría que buscar el porqué, en lugar de “poner parches”. Reforzar las materias “clásicas” es empezar la casa por el tejado.  Los últimos estudios ya demuestran que emoción y aprendizaje van de la mano.

Por eso, hace falta trabajar las competencias emocionales. No sólo para aprender mejor, si no para desarrollar habilidades para vivir y ser feliz fuera del aula.

Hace un tiempo ya opiné sobre la importancia de desarrollar la Inteligencia Emocional. En el anterior artículo,  os hablé de qué son las Competencias Emocionales. Hoy, quiero centrarme en cómo educarlas.

¿QUÉ ES LA EDUCACIÓN EMOCIONAL?

La educación emocional es el proceso educativo que tiene como objetivo el desarrollo de las competencias emocionales.

Este proceso se tiene que iniciar cuando los niños y niñas son pequeños y se tiene que trabajar durante toda la vida.

El trabajo de la educación emocional no es sólo la inteligencia emocional, sino que también engloba la autoestima, el bienestar y la psicología positiva, entre otras. No es sólo un trabajo de la escuela. También se hace en la familia y en el entorno en que viven los niños y niñas.

Trabajar la educación emocional implica saber interactuar con el mundo. No podemos ser competentes si no sabemos comunicarnos con los demás o escuchar. Las materias clásicas (mates, lengua, ciencias…) son importantes, pero no sirven de mucho si no sabemos convivir en sociedad. Desde la escuela tenemos que realizar un trabajo de las emociones para que los niños y niñas de hoy se conviertan en personas adultas competentes emocionalmente.

¿CÓMO TRABAJAMOS LAS EMOCIONES?

Todo esto es muy bonito y quizás ya estás convencido de que hace falta educar emocionalmente. Pero, seas padre, madre, maestro o cualquier tipo de educador seguramente te preguntes: ¿Cómo lo hago? ¿Por dónde empiezo? 

En este artículo empezaré por dar algunas ideas y actividades para trabajar las emociones en Educación Infantil. En próximos artículos, me centraré más en Educación Primaria.

EDUCACIÓN EMOCIONAL EN EDUCACIÓN INFANTIL

DE 0 a 3 AÑOS:

Trabajamos la educación emocional con los bebés cuándo:

  • Les damos besos y abrazos para darles seguridad.
  • Mostramos nuestro estado emocional, de una manera positiva, porque somos su modelo.
  • Denominamos las emociones básicas que pueden sentir los niños.
  • Explicamos la emoción que sienten y por qué, “estás muy enfadado porque no quieres ir a dormir, pero lo has hacer, porque sino estarás muy cansado”.
  • Enseñamos a dar las gracias, a saludar, a despedirse, a compartir, etc.
  • Ayudamos a expresar lo que sienten cuando tienen un problema (se ha hecho pipí) y les explicamos como solucionarlo.
  • Cantamos, bailamos y saltamos con ellos para que expresen sus emociones.

DE 3 a 6 AÑOS:

Como docentes y/o padres y madres, en nuestro día a día  para trabajar la educación emocional podemos:

  • Dar besos y abrazos para que se sientan queridos y seguros.
  • Ser un modelo de actitud serena y no transmitir emociones negativas.
  • Ayudarles a expresar lo que sienten, explicando lo que nosotros pensamos que ha pasado, como por ejemplo “entiendo que estás muy enfadado porque quieres este juguete, pero ahora lo tiene otro niño”.
  • Dar nombre a las emociones básicas. Explicar cuando estamos contentos, enfadados o tristes y el por qué.
  • Reflexionar sobre los sentimientos que experimentan y ayudarlos a relacionarlos con el comportamiento que se deriva.
  • Ayudarles a buscar diferentes soluciones ante un problema y a aceptar las consecuencias.
  • Poner a su alcance cuentos, programas de televisión o situaciones reales donde puedan identificar las emociones y los sentimientos de los personajes y los propios.
  • Enseñarles a defender sus ideas, aceptando y respetando también las de los otros.

ACTIVIDADES DE 3 A 6 AÑOS

Esta programación de Educación Emocional ha sido creada por el orientador Arturo del Fresno y la comparte en su blog. Yo he tomado sus propuestas y he añadido algunas propias y de otras webs. Además, adjunto también fichas y materiales complementarios por mí por si quieres usarlos en clase o en casa al poner en práctica las actividades.

UNIDAD 1: LAS EMOCIONES

3 años

4 años

5 años

Di patata Las caretas El cuento de las emociones
El monstruo de colores

 

UNIDAD 2: MANEJO LAS EMOCIONES

3 años

4 años

5 años

Juegos para relajarse Juegos para relajarse El cuento de la tortuga
Aprendo a respirar Relajación en imaginación Relajación progresiva
Relajación dinámica  El Semáforo

Materiales complementarios:

El semáforo emocional
Cartel para el semáforo
Póster Técnica de la tortuga
Póster Técnica de la tortuga

UNIDAD 3: YO Y LOS OTROS

3 años

4 años

5 años

Buenos días Por favor, ¿me dejas? Sabemos escuchar
Adivina qué es y qué hago Hay un problema

 

UNIDAD 4: NOS CONOCEMOS

3 años

4 años

5 años

Qué divertido es conocerse Yo soy único y especial ¿Qué le pasa al rey del mar?

 

UNIDAD 5: AUTONOMÍA EMOCIONAL

3 años

4 años

5 años

Ya sé, ya puedo hacerlo Ya sé hacer muchas cosas El espejo mágico

Material complementario:

Ficha “Ya sé hacer muchas cosas”

UNIDAD 6: SUEÑOS Y MOTIVACIONES

3 años

4 años

5 años

Lo que me gusta Nos falta una pieza Hay un problema

 

Si te ha sido útil, no olvides suscribirte para no perderte los siguientes artículos

¡Más materiales y más actividades directamente en tu e-mail!


REFERENCIAS:

Enseñar menos y aprender más: actividad cerebral del alumno durante la tradicional clase magistral

http://programadecompetenciaemocional.blogspot.com.es/

http://www.rafaelbisquerra.com/

Opt In Image
¿Quieres más recursos educativos?
¡Suscríbete al blog!

⇒ Acceso a cientos de recursos educativos

⇒ Las últimas novedades en tu e-mail.

Deja un comentario

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE
A %d blogueros les gusta esto: