3 propuestas concretas para mejorar la educación

Hoy reflexiono sobre:

  • Qué falla en el sistema educativo.
  • 3 cambios en las escuelas para mejorar la educación.
  • Cómo poner en práctica los cambios en la clase sin extra de personal ni material.

Cómo mejorar la educación

OTRA ESCUELA

Hace unos días el canal autonómico TV3 emitió en el programa 30 minuts un capítulo titulado Una altra escola (otra escuela). En él, aparecían ejemplos de escuelas que habían innovado  en la manera de enseñar. Fue un programa interesante para ver otras formas de trabajar en la escuela pero recibió muchas críticas de compañeros docentes.

Para empezar, les decepcionó que no aparecieran más escuelas públicas en el reportaje. En este punto estoy muy de acuerdo. En las escuelas públicas también innovamos y no creo que las privadas y concertadas necesiten un extra de publicidad en la televisión pública de Cataluña.

También oí a compañeros criticar el hecho de que mostraran escuelas con muchos más recursos que nosotros, ya fueran materiales o de personal. Argumentaban que si tuviéramos menos alumnos, más dinero para invertir en tecnología, más maestros por clase…¡Nosotros también haríamos maravillas! Esto puede ser cierto pero creo que sólo en parte.

A menudo los docentes nos quejamos de la falta de recursos materiales, de falta de tiempo, de las faltas de respeto de los padres, de lo llenas que están las clases o de los continuos cambios en las leyes de educación. Y no creo que nos falte razón. Si tuviéramos todos esos factores de cara, nuestro trabajo sería mucho más fácil. Pero una cosa no quita la otra. Hay cambios que los docentes podríamos hacer, que serían muy beneficiosos para todos y que no estamos haciendo.

Quizás los que nos dedicamos a educar no iniciamos el cambio por falta de formación, por desconocimiento o por desgaste de la profesión. Aunque son razones de peso, creo que la falta de cambio educativo está potenciado por una administración a la que no le interesa que tengamos futuros ciudadanos críticos, dialogantes, con iniciativa e inconformistas.

LÍDERES EN FRACASO ESCOLAR

España es líder de la Unión Europea en fracaso escolar, con una tasa del 23,5% de jóvenes entre 18 y 24 años que han abandonado los estudios.

Gráfica del abandono escolar
Fuente: Diario El País (2014). A partir de los datos de Eurostat.

 Bajo mi punto de vista, buena parte de culpa de ese fracaso está en el modelo educativo que aplicamos actualmente. Aún seguimos el modelo que empezó con la Revolución Industrial, que buscaba tener trabajadores cualificados para las fábricas. NADA MÁS.

Enseñamos a los 25 (¡o hasta 28!) alumnos de cada clase igual que lo hacían las maestras hace más de 100 años. Libros, lección magistral, estudiar de memoria y responder lo que el docente quiere oír.

Vamos haciendo pequeños cambios, pero la estructura es la misma. Habría que replantearse si sólo queremos niños obedientes y sumisos. O si cambiamos para educar niños críticos y con ganas de aprender.

¿CUÁL ES EL OBJETIVO DE LA EDUCACIÓN?

¿Cuál es el objetivo de la educación hoy en día? ¿Sólo queremos que los niños tengan un trabajo remunerado? Como maestra y madre, yo espero más de la escuela. Espero que  acompañe a mi hija en el proceso de conocerse, conocer el mundo y  cómo interactuar con él.

También hay que ser realista y espero que mi hija tenga un trabajo. Pero espero que sea uno que la haga feliz, no sólo que le dé de comer.

Desde la llegada de internet, tenemos al alcance muchísima información pero los niños aún necesitan a alguien que los guíe para saber qué hacer con ella. De hecho, los expertos dicen que los trabajos del futuro serán para los que puedan realizar trabajos que no se puedan “buscar en google”. Es decir, que las empresas valorarán más las habilidades que los conocimientos. Al fin y al cabo, si queremos saber los afluentes del Ebro en 5 segundos Google nos lo dice. Lo que no podrá contarnos es la mejor manera de trabajar en equipo o de superar situaciones de estrés.

¿CÓMO MEJORAR LA EDUCACIÓN?

No creo que nadie tenga la fórmula mágica para acabar con el fracaso escolar (si alguien la tiene  ¡que me la pase!) pero sí creo en tener una hoja de ruta que nos lleve a mejorar poquito a poco el futuro de los que ahora empiezan la escolarización. Estos 3 puntos engloban los principales cambios que mejorarían notablemente la educación que damos en la escuela.

mejorar la educación

1. Cambiar el rol del docente:

Ya podemos proponer las actividades más innovadores, usar la última tecnología o ponerle muchísimas ganas. Si no cambiamos la manera de plantear las clases, no avanzaremos.

El rol clásico de un profesor dando una lección magistral como única manera de aprender ya no funciona.

¿Quiere esto decir que hay que dejar a los alumnos en la clase a su libre albedrío? ¡Nada más lejos de la realidad! El docente debe tenerlo todo planificado al milímetro: Qué quiere enseñar, cómo hacerlo, qué materiales ofrecer, qué y cómo evaluará… De hecho, es mucho más trabajo que abrir un libro y leer una lección.

El docente debe ser el que guía, acompaña y apoya al alumno cuando lo necesita. También le proporciona el espacio, las experiencias y los materiales adecuados para potenciar su aprendizaje.

¿Cómo lo hacemos?

  • Proponiendo actividades de auto-aprendizaje y auto-correctivas. Por ejemplo, creando rincones con materiales montessori o aplicando el método flipped classroom con niños mayores, proporcionando material que ven en casa y comentan en clase.
  • Evitando las actividades dónde sólo hay una respuesta correcta y la sabe siempre el docente. Es el caso de exámenes y tests. Normalmente no dan pie al debate ni a la reflexión. Los alumnos suelen acabar preguntando al docente “¿Qué TENGO que poner aquí?”
  • Escuchando más activamente la opinión de los alumnos y dejando más espacios en clase y en la escuela para que participen: tutorías, asambleas, reuniones de delegados, etc.

2. Potenciar el talento:

En las escuelas potenciamos poco el talento de cada niño. Es verdad que dentro del horario escolar hay horas dedicadas a la música, la plástica o la educación física pero, seamos sinceros, a estas asignaturas mucha gente las considera “de segunda”. Ningún niño repetirá curso por ser justito en dibujo o no conseguir hacer la voltereta. En cambio, en el caso de suspender lengua o matemáticas todo el mundo correrá a diagnosticarle alguna dificultad, aunque sea un virtuoso de la música o la reencarnación de Picasso.

Aunque la lengua y las matemáticas sigan siendo importantes, deberíamos dar valor a todas las asignaturas y a otras habilidades que no sean la lectura y el cálculo. Diferentes maneras de aprender requieren diferentes tipos de actividades.

¿Cómo lo hacemos?

  • Ofreciendo diversas fuentes para aprender los contenidos: texto, vídeo, audio. Varios estudios (1,2,3) han demostrado que cuando la información se ofrece diferentes formatos mejora el aprendizaje.
  • Variando la manera de presentar y de ser evaluados: presentaciones orales, textos escritos, esquemas, gráficos.
  • Proponiendo diferentes tipos de actividades: trabajo por proyectos, trabajo individual, trabajo en grupos cooperativos.
  • Identificando diferentes inteligencias y estilos de aprendizaje para dar mejor respuesta a la diversidad.

3. Educar la creatividad

Cuenta Ken Robinson en su charla TED “Changing Paradigms” que en un estudio se preguntó a niños de unos 5 años los usos que tiene un clip. Un 98% encontraba tantos usos que se consideraron “genios” de la creatividad. Con 10 años, entre esos mismos niños, bajó el porcentaje de “genios” al 50%. En años consecutivos, el porcentaje no hizo más que descender. La mayoría de adultos sólo somos capaces de encontrarle entre 10 y 15 usos.

¿Qué pasó en esos años para que descendiera la creatividad de forma tan alarmante? Una educación muy restrictiva, con test donde la única respuesta buena es la que dice el libro y/o el maestro y no hay lugar para la opinión o el debate crítico.

Para conseguir adultos con criterio y resolutivos debemos educar la creatividad desde pequeños

¿Cómo lo hacemos?

  • No castigando el error. Debemos transmitir que el docente no tiene la verdad absoluta y lo mejor para aprender es equivocarse. 
  • Proponiendo actividades que estimulen el pensamiento divergente. Por ejemplo, aquí puedes encontrar 10 actividades.
  • Animando a los niños a experimentar e innovar, intentando no darles las respuestas sino ofrecerles las herramientas para que las encuentren ellos.

Innovación educativa paso a paso

Como ves, estos cambios no requieren de más personal o recursos materiales.   Tampoco hace falta tirar los materiales antiguos ni rehacer totalmente las programaciones de aula. Los libros de texto siguen valiendo para consulta y soporte. Los contenidos de las programaciones nos siguen guiando a diario.

LO que sí se necesitan son docentes con ganas de cambio, que vayan formándose en nuevas metodologías para avanzar con las nuevas generaciones. Son cambios que no se pueden hacer de un día para otro pero paso a paso se pueden conseguir. ¡Sólo hay que empezar a caminar!

¿Estás de acuerdo con estos cambios? ¿En la escuela de tus hijos innovan? ¿Lo haces en tu clase?

¡No olvides compartir y comentar!

 

Opt In Image
¿Quieres más recursos educativos?
¡Suscríbete al blog!

⇒ Acceso a cientos de recursos educativos

⇒ Las últimas novedades en tu e-mail.

2 comentarios en “3 propuestas concretas para mejorar la educación

Deja un comentario

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE
A %d blogueros les gusta esto: